cosas que no debes hacer con tu coche

Esta semana, desde nuestro desguace en La Coruña vamos a repasar en este artículo algunas malas costumbres que tenemos los conductores y pueden afectar a la vida útil de nuestro coche. ¿Quieres saber las cosas que no debes hacer con tu coche? ¡Continúa leyendo!

Estas son algunas cosas que no debes hacer con tu coche

Si quieres que tu coche te dure años y años y pasar por el taller lo mínimo posible, lee atentamente.

No circular con poco combustible

Cuando se te enciende la luz de la reserva y no sabes si llegas o no llegas a la estación de servicio. Se trata de una pésima costumbre ya que en el fondo del tanque decanta la sociedad que suele tener el combustible y que por lo tanto pasará al motor y al sistema de alimentación creando riesgo de ruptura o dañar alguna de las partes.
Además la bomba de combustible que está dentro del tanque y suele ser eléctrica necesita de un poco de combustible para refrigerarse. Cuando tiene poco combustible funciona mal y además puede recalentarse lo que a la larga terminaría dañando la pieza.

Calentar el motor

Esta costumbre viene de la época de los coches con carburador y motores viejos. Hoy en día con la inyección y los modernos sistemas electrónicos esto no es necesario. Solo tenemos que arrancar y no acelerar demasiado. Debemos esperar que regule unos segundos el motor y que el lubricante corra por las venas de la máquina. Ponemos primera y arrancamos despacio con marcha suave así además del motor todos los otros sistemas que componen la mecánica incluyendo los frenos la transmisión…etc también se van calentando todos al mismo tiempo.
Estar parados en el garaje antes de salir acelerando el motor sólo lo daña. No es bueno ni para la mecánica y además estamos contaminando un lugar cerrado en perjuicio de nuestra salud.

Conducir con la mano apoyada en la palanca de cambios

A veces usamos la palanca de cambios como si se tratase de un apoyabrazos y de esta manera generamos alguna fuerza sobre ella. A la larga eso le genera un desgaste al conjunto.
Conducir con el pie apoyado en el embrague.
Al conducir con el pie apoyado en el pedal de embrague, hacemos una leve presión sin darnos cuenta y eso va dañando el disco de embrague, lo que provoca un desgaste prematuro de todo el sistema. Tampoco es bueno estar parado en un semáforo con el pie en el embrague completamente apretado. Debemos poner punto muerto.

Girar el volante con el coche parado.

Es muy común entre los conductores girar la dirección “en seco”. Hoy en día las direcciones son asistidas eléctricamente (la mayoría hidráulicamente). Esto quiere decir que nosotros no hacemos un gran esfuerzo con la mano pero el sistema si se esfuerza si el coche está parado.
Esto a la larga si lo repetimos reiteradas veces va forzando todo el sistema y puede terminar incluso con la vida útil de la bomba de asistencia hidráulica. Te aconsejamos que cuando tengas que maniobrar le des un pequeño movimiento para ayudar a que la dirección no se esfuerce tanto en la maniobra.

Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda para alargar la vida útil de tu coche y que te dure el máximo posible.